ESPAÑA: NOCHE DE PREMIOS EN LA UNIÓN

Teresa Fernandez Herrera Prensa Especializada

En los concursos anuales del Cante de las Minas de La Unión puede pasar de todo. Ganar sin tener grandes trayectorias, ganar la primera vez que se presentan, ganar tras presentarse pacientemente en varias ediciones, no ganar siendo un artista consagrado, ganar porque la noche de la final los nervios no traicionaron la actuación o todo lo contrario; ganar sin haber sido el mejor. Luego ya se sabe. Para unos pocos el premio de las minas puede ser y ha sido la plataforma de lanzamiento de una carrera internacional. Para otros pasa sin pena ni gloria.

Hablemos un poco de los finalistas: En el cante, el premio por excelencia que da nombre y entidad a este festival había cuatro finalistas, todos reincidentes. La malagueña Amparo Heredia Reyes, La Repompilla, sobrina de la Repompa, que llegaba al festival por enésima vez. Francisco Escudero Márquez El Perrete, de Badajoz, cantaor cuajado y premiado en otros foros y muy reconocido en los ámbitos flamencos; Esther Merino Pilo, también de Badajoz y reincidente en varias ediciones de La Unión; caso aparte es el del joven sevillano de Osuna, Manuel Cuevas González, hijo de un ganador de Lámpara Minera en 2002, Manuel Cuevas Rodríguez.

Ganó por goleada La Repompilla, Lámpara Minera, y también por cantes bajoandaluces, por cantes de Málaga, Granada, Córdoba y Huelva y por Mineras. En total 31.000 euros en premios. Eso si es hacer el agosto.

No era la primera vez que La Repompilla se llevaba premios de La Unión. En 2015 se llevo premios por seguiriya y por tangos y en 2017 por soleá.

Amparo Heredia Reyes tiene una historia peculiar, ya que empezó su carrera con dieciséis años en Estados Unidos, donde estaban afincados su padre guitarrista  y su madre cantaora. Allí siguió durante muchos años, triunfando en Nueva York, Chicago, Washington y Ciudad de México. Cuando se trasladó a España, su primer trabajo fue en el mítico tablao madrileño Casa Patas. Ha actuado en los jardines de Versalles en el 50 aniversario de Christian Dior, ha cantado en todas las peñas de Andalucía, para grandes bailaores… Y ahora a sus 51 años, flamante Lámpara Minera, un broche de oro a su flamenquísima vida. “Seguiré cantando los cantes mineros adonde quiera que vaya”; “Después de la gran señora que tenéis aquí, que es Encarnación Fernández, creo que soy la segunda gitana que se lleva la Lámpara Minera y eso es una satisfacción muy grande”, -afirmó la noche del premio, 7 de Agosto.

Quizá el más favorito para llevarse la Lámpara Minera este año era El Perrete, que ya se quedó en puertas en 2019, (ganó El Mati),  y que tres meses más tarde ganó en el Concurso Nacional de Córdoba el primer premio de cante. Pues extrañamente no se presentó a la final, presentando, eso sí, un certificado médico. Lástima. Hubiera sido el mayor competidor por el gran premio y quién sabe…

Esther Merino Pilo se alzó con el premio por cantes mineros. Y el joven Manuel Cuevas González se llevó el premio a cantaores jóvenes. Todos ganaron algo esta vez.

El único finalista de guitarra Álvaro Pérez Álvarez, de Granada, debió tener el corazón en un puño hasta que en la noche de la final se alzó con el ansiado Bordón Minero. Su único y tremendo competidor era la posibilidad de que el premio quedara desierto, algo habitual en este concurso en la categoría de guitarra. Pero afortunadamente y gracias a su limpia ejecución por taranta y alegrías se lo llevó, muy merecidamente. “Desde pequeño mi padre me traía al Festival a ver a los artistas, ver el cante y escuchar la guitarra y tenerlo ahora en las manos después de verlo tantas veces es un sueño”, -dijo emocionado. Álvaro Pérez Álvarez fue ganador en 2017 del primer premio en el Concurso de Guitarra Flamenca de Sevilla y del premio por martinete en el Concurso Nacional de Córdoba 2019.

Foto Álvaro Pérez Álvarez. Bordón Minero 2021

Hay premio Desplante masculino y femenino, gracias a Blanca del Rey. Fueron finalistas Paula Rodríguez Lázaro, santanderina afincada en Madrid y Rafael Ramírez Vílchez de Sevilla. Así, sin competidores, da gusto. ¡Qué final tan rara!

Ganaron ellos, por supuesto, o ellos o premio desierto, tampoco hubiera sido algo nuevo en La Unión. También debieron pasar sus fatiguitas hasta anunciarlos a ellos como ganadores del Desplante, femenino y masculino. Ella bailó por taranto y bambera, él por taranto y seguiriya. Ambos felices, el premio pesa mucho para el desarrollo de sus carreras; el Desplante puede abrir muchas puertas, sí, pero hay que currárselo.

Fotos de Paula Rodriguez Lázaro y de Rafael Ramírez Vilchez, Desplantes 2021

La gran sorpresa de la noche fue la del premio Filón para instrumentistas. Haciendo gala de su nombre de Festival Internacional, por primera vez  en la historia de La Unión, se llevó el codiciado premio una extranjera, canadiense con rasgos y apellido asiáticos, Lara Wong. Compitió en la final con Antón Cortés Marín de Palma de Mallorca. Ella con flauta travesera y bansuri, la dulce flauta india muy utilizada en yoga,  por levantica y alegrías. Él al piano por taranto y alegrías.

Foto de Lara Wong, Premio Filón 2021

Ganó Lara Wong. Ganar en este concurso era como poner una pica en Flandes, dudo que ella sepa lo que significa eso, pero ganó, la puso. Ni ella se lo creía, aunque currárselo se lo ha currado bien, con constancia y paciencia asiáticas. Ella estudió cante durante años con María José Pérez, para mejorar su técnica tocando la flauta, con ella se acercó a los cantes por levantica y fandango minero. “Me enamoré de los cantes de Levante y los trasladé a la flauta como si estuviera cantando”; “Esto es un sueño hecho realidad. Como soy extranjera pensaba que esto sería imposible, pero siempre soñé con este momento”, -dijo entre otras cosas una feliz Lara Wong. Razones había para estarlo.

Así transcurrieron las cosas en La Maquinista de Levante, en este 2021 raro, pero al menos presencial, tras el cierre de 2020. Hubo otros festivales en 2020, Madrid en Danza, Flamenco on Fire, Bienal de Sevilla, Suma Flamenca. No hubo Cante de las Minas en La Unión que hubiera sido el 60. Se quedó en blanco, el 60 ha sido este 2021. Como si hubiera habido una guerra. ¿Qué otra cosa es esta pandemia, orquestada desde un laboratorio?

Fotos y video cortesía de DeFlamenco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .