PUNTA DE LANZA: EL AVE CESAR DE RISARALDA

¡LUNGERE PRESSA NEFAS!

SENEN GONZALEZ VELEZ Editorialista

Hoy le tocó el turno al Doctor Cesar Gaviria Trujillo, y lo escogí, porque es el único personaje de la política colombiana, que se ha ganado el Baloto más grande y gordo en toda la historia.

Mejor dicho, como dicen en la costa, se lo gano, sin saber leer, ni escribir, o, como le acuñaron sus paisanos: se encontró de golpe, con una GUACA. De vainas no hizo lo de Simón el bobito, que se encontró con una pila de tierra en un caminito y no sabiendo que hacer con esta, hizo un hueco y la enterró-Ahí si, salto al terreno, la audacia. ¿Mucho man de leche, dirían en el caribe? – Es decir, sin salir a bregar a campo raso, a sol y sombra, por todos los rincones de la patria, predicando la doctrina política y económica, como así lo hizo GALAN, mientras que Cesar, como decía el pensador y poeta cartagenero, Don Daniel Lemaitre cuando le preguntaron que prefería él, si estar más en el frio o el calor, y Don Daniel les respondió: Prefiero estar en el fresco.  

Eso hizo Cesar, se mantuvo en el fresco. Parecía más, un apuesto modelo representante de las cremas de Elizabeth Arden, para conservar la piel, como porcelana, menos que la del soldado batallador, que se le tuesta, por las inclemencias del calor y los rayos del sol. ¡Que sabroso ah! – Galán   buscaba el cambio con equidad, justicia y orden.  Su sentencia favorita, obsesiva y famosa, nos enorgullecía a todos, y más cuando la decía con voracidad republicana: LOS PRINCIPIOS NO SE NEGOCIAN. ¿Será entonces, que quien lo reemplazo cumplió ese precepto?  ¿Será que el hijo del líder Galán, hizo honor a su padre escogiendo a Cesar?   ¿será que el CESAR postulado por el hijo mayor de Luis Carlos, era en realidad el personaje, como para el AVE CESAR, del Nuevo Liberalismo.?

El Liberal de esencia, doctrina y academia, es muy diferente al liberal comercial, que se tranza, haciendo honor a la corrupción, desconociendo la lapidaria sentencia de Galán, en cuanto a los valores y principios.  Milité en esas toldas vigorosas del Nuevo Liberalismo como fundador en la ciudad de Cartagena y su Departamento de Bolívar, que avizoraban la necesidad de cambios fundamentales en la conciencia ciudadana, como aquella de ser educados para servir, y no para robar. Era un nuevo estilo de avanzada, que estaba avalado por los padres del liberalismo decente de Colombia. De esos liberales con honor, visión y misión muy diferentes a esos que hoy negocian los principios, porque convirtieron a mi partido liberal, en una empresa de mercaderes para hacer negocios de toda índole. Creería, que algunos de hoy, no escapan de las movidas del narcotráfico. Son mercaderes vulgares que se apartaron de aquel gran partido liberal, que, conjuntamente con el partido conservador, lograron establecer una fraternidad civilizada, pactada entre Laureano Gómez y Alberto Lleras Camargo, con el llamado FRENTE NACIONAL, todo, para salvar a Colombia de las disputas intestinas, que no tenían razón de ser, y, sobre todo, porque el país clamaba paz. El deseo de tan ilustres patriarcas, era terminar la violencia entre los dos partidos tradicionales. Con ese pacto, se suponía el inicio de una era civilizada y honesta de la política nacional. Sele despierta  entonces por desgracia al país, otro cáncer, que son las fuerzas revolucionarias que han durado más de 50 años perturbando la paz en la nación colombiana, como las establecidas FARC, derrotadas hace 15 años, por URIBE, y reivindicadas después de modo infame anti patriótico, por Juan Manuel Santos. Se mantienen el ELN y otros, cuya intención, era y es, traernos la copia de los comunistas, como un sistema, que, a juicio de estos, acabaría con la pobreza. Esta el ejemplo clarísimo de Venezuela, de Cuba y otros países de América Latina, que perdieron su desarrollo admirable, para convertirse en ruinas de referencia espantosa. Entonces, nos preguntamos: ¿de qué lado está el Doctor Cesar Gaviria, presidente del Partido Liberal? Yo no quiero pensar que el partido liberal, quiera destruir la vida republicana, por la que lucho tnato.

Pero dentro de lo absurdo, esta lo posible.  Todo apunta, que Gaviria, está más cerca de SANTOS, que, de la institucionalidad, y el estado de derecho, y algo se ve en el fondo de su inclinación política, como el rubor que le causa aparentar ser de   izquierdista y no serlo, pero se le nota,  se le nota, que algo presumido, se asoma con relativo gusto por la izquierda, que es permisiva y auspiciadora de las liberaciones y eso le interesa mucho. Del liberalismo de ayer, de ese que se decía que bebía de las fuentes del socialismo, era otro socialismo sin antifaz, puro e inspirado en las leyes cristianas, que dista mucho, es muy diferente, comparado con el que se nos quiere mostrar hoy, que luce como las rameras al servicio de los personajes de alto turmequé.  

El país no espera mucho de la lealtad de cesar Gaviria me refiero, como presidente del partido liberal. Cuanto hubiera deseado Luis Carlos Galán, que él, hubiese sido el líder NATURAL para oponerse a Santos conjuntamente con Uribe y los exponentes del partido conservador, para preservar la democracia, que hoy peligra, y de la cual Gaviria, Santos, Samper, podrían ser los mecenas del posible desastre.  Su actitud absurda, a lo mejor se deba, a que, al estar en el lado equivocado, le resulta mucho mejor, para defender otros intereses, que no son posible en el correcto. Y…Simón que no se haga el bobito, con otra pila de tierra. Ojo con el 22- marzo 11 de 2021. sengove

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .