PLANETA LITERARIO: DAVID VEGA

En PLANETA LITERARIO, una vez más nos complacemos en presentar a David Vega desde Panamá, quién sostiene: Soy alma vestida de carne, escritor, músico, cantante, compositor, feliz, reconociéndome cada día más”.

Como bien sabemos David es todo un artista de la pluma y del intelecto. David a continuación nos demuestra lo grande que es como CANTAUTOR, gusta de escribir y componer sobre la vida, el interior, las situaciones, ver las cosas en positivo, y por supuesto también escribir sobre el amor, el dolor, la amistad. Así mismo nos manifiesta: “Soy consciente de una única fuente creador, y que todos somos parte de ella, por esto considero a todos por igual, ni más ni menos, que existe un antes y un después, y que vivimos hoy para aprender”.

A continuación algunas de sus obras, como cantautor y otras, todas con derechos reservados.

Cuando quedan cortas las palabras.

Cuando un sueño se hace “el hoy”,
tirando las cadenas y las sombras,
y aparecen todas las sonrisas dulces,
esa mirada que atraviesa el aire
hasta besarte como una caricia,
no llegan todas las frases, ni cerca,
para describir tu cielo iluminado.
 
Cuando hay paz desde la esencia,
brotando como agua que limpia,
como un tesoro más allá del oro,
dejando los gritos duros tan lejos
que no logren tocar ningún camino,
no pueden los versos transmitir,
el gozo que nace infinito adentro.
 
Cuando la felicidad despierta contigo
emocionando cada paso que habites,
mostrando tus huellas como pétalos
de flores con aroma de tu verdad,
armada sólo de alegría y motivos,
se quedan pequeños los poemas,
ante un corazón que sonríe a gritos.
 
Cuando el amor brilla en tu día,
más profundo que todos los besos,
más allá de dos cuerpos unificados,
explorando las luces ya eternas,
y asumiendo victorias sin luchas,
no logran mostrar los escritos
la armonía de las voces del alma.
 
Cuando los milagros son lo cotidiano,
y te sorprendes con cada mañana,
con cada roce de otra mirada,
y descubres mensajes antes de tu piel,
guiando la miel sobre cualquier lágrima,
se alejan las rimas de mostrar la magia
de tanta gratitud surgida de tu boca.
 
Cuando quedan cortas las palabras,
he allí el paraíso despierto,
el canto más fuerte de mi ventana,
he allí todos los verbos atentos
de llenar cada nota y cada palabra,
con algo más que su propio símbolo,
con la canción de mi destino eterno.
 
“Por mis caminos”. Panamá, 2017.



 

Ayúdame.

Ayúdame,
a caminar la luz que soy,
a convertir lágrimas en besos,
tropiezos en saltos benditos
en la ruta que transito
mientras me hago más puro.
Ayúdame,
a devolver golpes con caricias,
odio con miel arropada de ternura,
permitir que quien me nuble
encuentre en mí un cielo
despojado de rencores vacíos.
Ayúdame,
a verme en las estrellas,
a descubrirme brillando adentro,
soltando aquello ajeno y oscuro,
abriendo espacios a mi universo
donde viva la sonrisa en cada paso.
Ayúdame,
a permitir que cada día me sorprenda
con una mirada que ame y respire
con pensamientos eternos y verdes
con aromas tan gratos que inunden mi alma
como si naciera cada vez más alto.
Ayúdame,
regalándome un abrazo franco
ese hola que alegre una mañana
el perdón que libere mi ansiedad
esa risa que me toque el corazón
ese Dios que habita en tu carne
que llegue para llenarme de amor.
“Por mis caminos”. Panamá, 2017.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .