AHORA O NUNCA

SENÉN GONZALEZ VELEZ

Me ha nacido escribir el presente artículo, como un dictado del corazón.  Y… lo debo complacer, porque cuando el corazón habla, y no se le cumple, se reciente. Además, es un mensaje  universal, que tiene el mismo idioma, para que todos lo entiendan.  Y… si este se une a nuestro estado emocional de nombre sensibilidad, nos arrulla el alma, hasta nos hace deslizar por nuestras mejillas lágrimas, de amor, de arrepentimiento, de tristeza y alegría al mismo tiempo.   

Amigas y amigos, estamos desesperados, eso es lo que se escucha decir, y… yo también lo he dicho muchas veces,  todo motivado por  estos días azarosos, que nos asfixian, nos desesperan al estar  sometidos por nuestro propio bien, a un acuartelamiento de primer grado, también llamado cuarentena, que nos ha obligado guardar el Virus, (COVID 19).- Si analizamos con cabeza fría todo este panorama trágico, que, a muchos hogares, les cerceno varias ramas del árbol familiar cosa que lamento profundamente, no otra cosa podríamos decir, que hasta aqui llego el mundo, en medio de reacciones desproporcionadas, y maldiciones y hasta renuncias al amor a Cristo. Pero no es así, es todo lo contrario.

Aquí comienza hoy un nuevo mundo, que nos obliga a replantear nuestras vidas, nuestras conductas, y entender que el temor a Dios, es el principio de nuestra sabiduría. Eso lo hemos desconocido al cambiar el orden natural establecido por EL.- Después de la tormenta,  vendrá la calma, y tendremos que reconocer, que el tal virus, nos va resultar una bendición, a largo, mediano y corto plazo.

El sistema social y económico, deberá sufrir un replanteamiento, que nos vuelva equitativos, justos, y más humanos, y cero egoísmos. Si. porque ahora   somos  personas disfrazadas de lobos hambrientos. Se perdieron los valores, no hay principios y, si los hay, se negocian con una facilidad pasmosa.

-Hace pocos días, recordaba los tiempos de mis padres, mis valientes héroes, a quien ame y amo profundamente, a pesar que tienen más de 36 años de fallecidos. Aun los extraño y pienso en ellos diariamente. Solíamos mi madre, el, mi hermana mayor y yo, pasear juntos.  Siempre en las horas en que mi padre estaba para culminar sus tiempos de ejercicio profesional en su bufete de abogado, recuerdo que me llama al teléfono, cuyo número recuerdo como ayer #10-552- Me decía. ¡Senen hijo!… Alístense. Dígale a mami, y su hermana, que paso por ustedes en diez minutos, vamos a dar un paseo y a comer helado de chocolate, tenía un automóvil  color gris,  de dos puertas marca studebaker. – La alegría era desbordante. Brincaba como si tuviéramos tiempo de no vernos. Igual de emocinada hacia mi madre y mi hermana. Era alegría pura. Todos vivíamos gozosos con la presencia de mi padre, en casa, compartiendo  todos unidos allí. – Mi padre y mi madre, fueron maravillosos en todo sentido. Fueron ejemplo de principios, pudor, respeto, valentía, y amor al prójimo, y se honraba la buena amistad. .

Hablando conmigo mismo ayer, me decía: ¿qué genial fue Kalil Gilbran, al definir la tristeza y la alegría como complementarias entre si?  Claro, cuando recordamos el pasado, nos da tristeza, pero al mismo tiempo, nos da alegría por el hecho de recordar ese tiempo generoso y bello que ya paso, y que podríamos y deberíamos repetir como adultos.  

A raíz de la corona Virus, las familias están mas tiempo reunidas en casa hoy día, y no ayer antes de. – Pese a que mi relación con mis hijos es extraordinaria, había detalles que desconocía, o se me habían olvidado, porque ya echaron alas como el Aguila. Ya tienen su propio territorio, son hombres y mujeres hechos y derechos. Pero observaba, gracias al compartir ahora más que nunca, que aún les sale de adentro el niño, ese que también tengo yo, eso me dicen, y que nunca debemos perder. Ese es el mismo niño, de cuando ellos eran pequeños, que tanto me hacían reír, ¡como yo hice reír a mis queridos viejos! Con ese niño, me volví a encontrar en estos tiempos de pandemia.

Yo tenía ratos de no escuchar esa voz, ¡tierna y amorosa que salía en aquellos lejanos dias de 1954! – ¡Eran sonidos de alegría, y esperanza! Hoy los he vuelto a escuchar en medio de esta aparente soledad, como han regresado en esta tregua brindada a la naturaleza, para que las aves, los delfines, los pájaros, todos alegres, se sientan nuevamente libres. ¡Ah!, es que la libertad es un bien propio, que se transfiere a título de préstamo de uso para contagiar al triste que carece de alegría, ¡al que es cautivo de sus desesperanzas! Solo así y nada más. La libertad es para ser libres y para servir libremente, sin pedirle permiso a nadie. A Motu propio.  Así he sentido en el timbre de sus voces, y en la ternura de sus miradas, ese semblante que sin hablar me dice. PADRE QUE BELLO ES AMARNOS TODOS. Si a todos mis hijos, inclusive, a los que están fuera del país, que, gracias a la tecnología, nos acercamos tanto, que nos abrazamos virtualmente. Para eso son los medios virtuales. Para alianzas sanas y amistosas. Para servir, no para dañar.

La cuarentena, nos hizo sacar de adentro, la bondad revestida de una gran camaradería, de fuerte y gran amistad entre padres e hijos y amigos de vieja data.  Ha surgido, una especie de pechiche amoroso que surge del alma de unos hijos que poseen un sentimiento noble y espectacular. Todo me lo dicen con esa palabra mágica, de papito lindo, acompañado de un beso en la frente o una sonrisa infantil, como aquella que estallaba en carcajada, cuando éramos niños.

Hoy en mi día permitido para salir: El UNO. Pude volver al encuentro con mi hijo, de nombre también Senen VI, ese que siempre lleva en su corazón una guitarra, y en sus pensamientos un poema, que los canta con particular tono de voz.. Almorzamos juntos, no debajo del frondoso árbol de ceiba blanca´ o ébano como  otros días, hoy fue dentro del auto, para evadir el calor canicular que nos estaba fritando. Ahí nos reímos a carcajadas, y brindamos con agua, como bendición de seguirnos encontrando en medio de esta pandemia.  

Al regresar a casa, recibí otro mensaje de mi corazón, ya este no era para mí, sino para ustedes queridos amigos y amigas y dice asi….:

APROVECHEN Y UNANSE, PADRES E HIJOS. AHORA O NUNCA.

Senen González Vélez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .