TÚ RELOJ BIOLÓGICO TIENE LAS RESPUESTAS

By Milena Montealgre McMichen

¡Como es por fuera, es por dentro…!

Está claro y demostrado que el mayor problema que tenemos para vivir en armonía es la comunicación entre los seres humanos. Si es así en nuestro exterior, me pregunto ¿qué diría nuestro cuerpo de tanto gritar y pedir ser escuchado? ¿Será que estamos esperando un teléfono que nos permita la comunicación directa con las fibras del intestino?

Cuantos problemas nos ahorraríamos si paráramos un momento al día, a escuchar nuestras células. Escuchar, es prestar atención a lo que se oye.

El asumir tantos roles, llenar la agenda, ser la multitask, el super hombre o la autosuficiente, solo nos lleva a terminar exhaustos y enfermos. Nuestro oído solo escucha lo que te interesa y son tantas las funciones, tareas y objetivos diarios que tú, tu cuerpo y tus emociones quedan en último lugar, hasta que terminas en cama, enfermo (a) dejando a un lado la agenda, las reuniones, las presentaciones de trabajo, las invitaciones y demás compromisos. ¿Qué será primero correr y después caer? o ¿parar, y caminar deprisa pero con calma?

Vas al médico y diagnostica: “estrés” pero ¿qué hay detrás de esas emociones somatizadas? Cuando no expresas tus sentimientos, te guardas ese reclamo, el malestar, las lagrimas o el alarido que tu cuerpo necesitaba. La enfermedad, es la última bandera que tú cuerpo saca, es una llamada de atención por las necesidades no satisfechas.

Las emociones las podemos ver en este caso como sombras que llevamos en el subconsciente y que, si las callamos con placebos, tarde o temprano harán callo en algún órgano. Cada emoción tiene un órgano correspondiente y si no escuchamos el dolor, jamás sabremos que nos hace falta por sanar a nivel emocional.

Las creencias limitantes normalmente son lideradas por sentimientos de miedo, así que te invito a preguntarle al dolor, o a tus células o al órgano que manifiesta la necesidad de atención, ¿qué emoción alberga? ¿Cuál fue la experiencia que detonó estos síntomas?

¿Sabías que el reloj biológico de tu cuerpo nunca para? En el momento del día que te sientas angustiado, fatigado, con sensación de ahogo, incomodo, etcétera para tus actividades, escucha tu cuerpo, respira profundo, y preguntale a las células de tu órgano, qué debes sanar. Por ejemplo:

Proceso de limpieza o detox:

1:00-3:00 am el hígado, conocido como el órgano espiritual. Recibe emociones, como: odio, rabia, frustración, celos o agresividad contenida.

3:00 – 5:00 am el pulmón, cuando nos sentimos amenazados o que perdemos territorio, preocupación o miedo a la vida afectamos este órgano.

5:00 – 7:00 am intestino grueso ¿qué tristeza no has querido soltar?

7:00 – 9:00 am estómago ¿que no has querido digerir?

9:00 – 11:00 am el bazo, ¿ríes por fuera, pero lloras por dentro? ¿Qué te preocupa al punto de obsesionarte y llevarte a perder la alegría?

11:00 – 13:00 el corazón. La falta de amor y alegría, y los conflictos relacionados con el hogar o la familia están vinculados a este órgano.

13:00 – 15:00 el intestino delgado, ¿qué no has querido asimilar?

15:00 – 17:00 la vejiga, la incontinencia es la manera que tú cuerpo tiene para decirte que explotas muy fácil, eres impulsivo(a).

17:00 – 19:00 el riñón, ¿qué pasa con tu capacidad de toma de decisiones?

Igualmente, el cuerpo se desenvuelve mejor en algunos momentos. Es como el ciclo femenino de la mujer. Pasamos por diferentes estadios emocionales y no es todas las fases somos las mejores negociantes o consejeras.

6:00 am la melatonina deja de producirse, hora de fin del sueño.

7:30 am tu intestino inicia a movilizarse.

9:00 am el mejor momento para hacer ejercicio, aumenta la testosterona (hormona que potencia los músculos).

10:00 am tu cuerpo esta alerta, aprovecha para realizar oficios de concentración.  

14:30 si requieres de coordinación física a esta hora tú cuerpo responde.

15:30 merma tu tiempo de reacción aprovecha y descansa.

17:00 mejor hora para hacer ejercicio cardiovascular y de elasticidad.

18:30 tu cuerpo tiende a subir la tensión arterial.

19:00 es la hora del día de máxima temperatura corporal.

20:00 inicia la producción de melatonina, inicia los preparativos para ir a la cama.

21.30 tus intestinos paran su labor diaria, te sugiero dejar de comer.   

Según la O.M.S el 90% de las enfermedades son psicosomáticas. Esto quiere decir que, si la enfermedad está en la mente, ¿dónde debemos curarla?

¿Será que entre más tecnología más nos distanciamos de lo natural?

Espero tus células agradezcan cada momento del día que decidas parar, respirar, escucharlas, agradecerles y continuar. Pues tu reloj biológico, tiene las respuestas a todas tus preguntas. ¡Escuchate!

Escrito con amor, por: @milenamontealegre_coach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .