Festival de Jerez: “Ya no seremos” de Ángel Rojas

©Javier Fergo
Teresa Fernandez Herrera Prensa Especializada

“Despedirse de lo que ya no somos es poder existir de nuevo”, dice Ángel Rojas de su nueva trayectoria que da comienzo con este Flamenco Dance Project presentado en el XXV Festival de Jerez.

No sé si Ángel Rojas está hablando de lo que ya no será y de lo que será en el largo y brillante futuro que le espera como creador y director de proyectos. Pero si sé que está dirigiéndose a un público múltiple, heterogéneo, mundial, y como artista contemporáneo que es, deja al espectador en plena libertad para ver, vivir, intuir e interpretar lo que se representa en escena, de acuerdo con la propia experiencia vital de cada uno.

Rojas ha convertido en ballet algo a lo que ya estamos muy acostumbrados con otras artes plásticas desde los inicios del siglo XX, digamos desde el nacimiento del cubismo, y a lo largo de los numerosos ismos del siglo pasado y lo que va de presente. Como tantos otros, este proyecto podría haberse llamado “Sin título”. El título y lo que contiene lo pone cada individuo en presencia de la obra de arte.

Siete bailarinas y bailarines, música electrónica que mantiene muy sabiamente una tensión constante,  sobre todo en otros espacios sugeridos, la sensacional percusión de Paco Vega; Juan Campallo en apariciones puntuales con la guitarra, el cante de María Mezcle y la Lebri,  nos van situando junto a los fundamentales cambios de iluminación, en diversos tiempos y espacios.

Pero la gran protagonista de la historia, es la estructura metálica que domina todo lo que sucede en escena, y que podría estar desde mañana entre las esculturas del Museo Reina Sofía de Madrid, con su factura de volúmenes y huecos que se complementan y sus constantes cambios de identidad gracias a la variable iluminación o el ángulo desde donde se mire. Alguien dice haber visto un árbol, yo también he podido ver una esfinge, un enorme insecto, o alguien acodado en un suelo con la cabeza inclinada; o quizá lo más lógico, una plataforma espacial en un territorio sin gravedad. Y la falta de gravedad nos la han facilitado los bailarines, que a ratos parecen flotar en el espacio; o un planeta exógeno, en cualquier galaxia del universo, una vez destruida la vida en la tierra. Desde luego para lo que no hay lugar es para el aburrimiento.

Bravo por la nueva trayectoria del bailarín y coreógrafo Ángel Rojas, tan perfectamente lograda en este “Ya no seremos”. Las variaciones compositivas de los bailarines, con su indumentaria  cosmonaútica,  nos están sugiriendo, además de la dificultad y sufrimiento de adaptación a cualquier cambio, y lo sugerido aquí es un gran cambio, es lo que puede ser el flamenco del siglo XXII, tras todos los avatares que nos esperan en este impredecible XXI.

Pero con enorme sabiduría, Ángel Rojas, nos deja claro que hay algo que siempre permanecerá en cualquier tiempo y lugar, como fue desde el principio: el cante y el toque. Ahí encontramos la grandeza de este proyecto, al que auguro éxitos internacionales: en el respeto a la raíz que seguirá inspirando el flamenco del futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .