Noche de Chiclana y Jerez en Rivas Flamenca

TERESA FERNANDEZ HERRERA
Prensa Especializada

El Festival Rivas Flamenca tuvo su primera noche de gloria el 15 de abril con los conciertos de Antonio Reyes de Chiclana de la Frontera, acompañado por la guitarra de Raúl el Perla del barrio de la Macarena de Sevilla y las palmas de Tate Núñez y Manuel Vinaza. Y de Macarena de Jerez, con el apoyo de la pianista flamenca Rosario la Reina Gitana, el guitarrista  Ismael Heredia, los coros y palmas de Juan Peña, Manuel Vinaza y David de la Gertrudis. Percusión de Carlos Merino.

Antonio Reyes.

Antonio Reyes puso en escena cantes de siempre que sonaron de maravilla. Empezó a dúo con el Perla por soleá para entrar en calor. Y se recreó haciendo no pocas variantes de este cante, desde Cádiz a Alcalá pasando por Jerez de la Frontera.

Antonio estaba deseando de irse a Cádiz, por alegrías, poniendo por delante el amor a la tierra que sienten en el alma las gentes de la Baja Andalucía. Con el elenco al completo, las alegrías de Cádiz más clásicas, de toda la vida, con el público que llenaba la sala a tope de aforo reducido, rendido a sus pies.

Más Cái, por tangos por arriba, como es habitual en Antonio, con letras nada menos que de Paco Cepero, todo ello llevado a su terreno y personalidad. Qué voz flamenca la de Antonio Reyes, que metal y que raje, que sabiduría en su técnica vocal, que hermosa entonación, que jondura. Antonio está en la plenitud de su cante, aquí hay duende para rato. Él y el Perla fueron un equipo de excepción.

Se quedó solo con su guitarrista para bordar filigranas por seguiriya, recordando a Manuel Torres y al Marrurro de Jerez, para acabar con un cambio por la seguiriya de Los Puertos. La seguiriya es la prueba de fuego de todo cantaor, porque hay que echar fuera todo el sentimiento que se lleve dentro. Ni lo logran todos, ni se logra siempre. Pero Reyes en la noche de Rivas estuvo sembrao.  

Puro deleite con una serie de fandangos en memoria de Camarón, con los inolvidables “España tiene una bandera”, como principio de fin de fiesta que él canto al estilo de Antonio el Rubio.

Luego remató por bulerías, haciendo un recorrido por Cádiz y Jerez, con Caracol en la mente todo el rato y como no podía ser de otra manera recordando a los cantaores gaditanos. Con palmas y cajón marcando ritmo al cante y al toque. Gloria bendita.

Macarena de Jerez, “Loleando”

Solo hay una manera de lolear en este mundo y en cualquier otro: por Lola Flores, la jerezana más universal de la historia. Y loleando estuvo todo el rato Macarena de Jerez, de tal modo que a veces hacía presente a la mismísima Lola. Y hay que ser valiente para atreverse a lolear.

Lola, que jamás cantó sentada en un escenario, porque ella sabía que el cante y el baile o simplemente el movimiento se complementan y se aman. Y así lo hizo Macarena. Ismael Heredia impersonó a Antonio González el Pescaílla, marido de Lola y su guitarrista en muchas ocasiones. Así estuvo también presente su recuerdo.

Por Lola Flores. Macarena se transformó en Lola con su baile huracanado poniendo en su cante todo el repertorio Loliano. Por el escenario del auditorio Pilar Bardem de Rivas Vaciamadrid desfilaron Lola/Macarena con El Lerele, A tu vera, La Salvaora, La niña de fuego, Ay pena, penita pena, La Zarzamora, (acompañada por el piano de Rosario la Reina Gitana en un dúo inolvidable) Torbellino de colores y alguna otra copla de la gran Lola.

Hizo enmudecer Macarena con la teatralización del poema de Rafael de León, “Réquiem por Federico García Lorca” que Lola dejó para la historia acompañada por la guitarra del Pescaílla, y que Macarena recogió de la historia para volver a poner en escena a la gran Lola a dúo con la guitarra de Ismael Heredia que levantó pasiones en el público. ¡Es que ese réquiem ni siquiera permite respirar!

¡Qué noche, cielos, qué noche! Hasta los gestos de Lola impersonó Macarena de Jerez, que a ratos silueteada por efectos de iluminación resucitaban a la mismísima Faraona en escena. En esta ocasión estuvo acompañada de todo su aparato instrumental, de  todos sus artistas, la Reina Gitana, Ismael Heredia, los coros y palmas de Juan Peña, Manuel Vinaza, David de la Gertrudis y la percusión protagonista de Carlos Merino.

Una noche para la Historia del Flamenco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .