Rosario, la Tremendita más tremenda en Conde duque

TERESA FERNANDEZ HERRERA
Prensa Especializada

Rosario la Tremendita lleva el sello de Triana por los cuatro costados. De esa Triana históricamente multicultural, ejemplo de diversidad, de mulatos, gitanos y payos, de aquel trianero que vio tierra americana por primera vez. Heredera de la anterior revolución flamenca que en Triana estuvo representada por Lole y Manuel, por el guitarrista José Acedo que ya integró sus músicas con las de Miles Davis y Billie Holliday; del Niño Ricardo y Rafael Riqueni. Ella representa la última generación flamenca trianera, junto a Alba Molina, la Flaka, Junior, Joselito Acedo.

El 19 de marzo presentó en el auditorio del Centro Cultural Conde Duque del Ayuntamiento de Madrid, una promoción de lo que será su cuarto disco, “Tremenda” que por obra y gracia de la pandemia se editará el próximo otoño. Hasta en eso es contemporánea. La promoción antes de la edición de la obra definitiva, de la que aún no quiere desvelar unas cuantas cosas. Magnífica estrategia de mercado. Si desveló que en el álbum estará acompañada por diez guitarristas, uno para cada cante y palmas. No dijo quienes. En el disco no habrá música electrónica.

Toda esta diversidad histórica está en todo lo que representa Rosario. Lo primero en esa cabeza cubista picassiana, con el lado derecho del cráneo rapado al cero y melena abundante, larga y ondulante en el lado izquierdo. Cada lado presenta un prisma distinto de su personalidad múltiple, de la diversidad de su arte. Por la derecha parece llegada de un planeta exógeno. Por el centro un mix del planeta tierra y del de más allá. Por la derecha apegada a la tierra, a sus raíces, a su realidad cotidiana. Aunque ella sea inconsciente de este significado y aún mejor si no lo es, lo ha clavado.

Vestida con una segunda piel negra, de fibra artificial brillante y botas plateadas, da una imagen cósmica, una manera de reflejar su arte. Ella es una mujer orquesta. Canta, compone música y letras, toca cualquier instrumento de cuerda que le pongan en sus manos, de pie y sentada; es de las artistas que llenan la escena, con o sin movimiento. Percusionista, ya sea de cajón, palmas o de golpeo rítmico de nudillos sobre una mesa, para representar todas las edades del flamenco. Sus instrumentistas representan más de lo mismo, sus mundos musicales. Ahí están Pablo Martín Jones, baterista, percusionista y programador, hijo de norteamericanos flamencos; el bajista Juanfe Pérez y al teclado David Sancho. Su hermano Tremendo junior a las palmas. Músicas de lenguajes universales, rock y jazz para acompañar al cante flamenco más milenial de Rosario La Tremendita.

El concierto.

Producir un concierto flamenco al cien por cien, con los ingredientes musicales ya descritos, es un privilegio de pocos artistas. Ella lo logra con extraordinarias calidades de voz, técnica vocal y estilo personalísimo. Es un trabajo de investigación de sus propias posibilidades, de búsqueda de su espacio más libre, sin reglas que lo limiten. Cercana con sus compañeros, cediendo protagonismo para conseguir un concierto coral de flamenco siglo XXI con fondo de raíz  y música electrónica. Una delicia escucharla y verla.  

Hubo varios homenajes a maestros que la precedieron; a la Paquera de Jerez, a Marchena con la taranta “Mi voz” que nos recordó a otra cantaora vanguardista, la Rocío Márquez de los campos marcheneros. Algo que forma parte de su especial proyecto con Martín Jones. “Mi voz, es mi primer single, una recreación de una taranta de Pepe Marchena que he llevado a mi terreno, con música electrónica y un tratamiento contemporáneo de mi voz, siguiendo esa búsqueda de nuevos territorios desde la raíz”.

Y Lola Flores, nada menos que dos veces. Primero con “Siempre a la verita tuya” que también ha versionado Rosalía. Lola maestra e inspiración de toda la vanguardia flamenca y no es extraño porque su vida tanto artística como personal fue un ejemplo de vanguardia, de vivir en libertad y ponerse el mundo por montera en unos tiempos herméticos. Y luego con el emocionante ·“Dime”, de los años jóvenes de Lola con el Pescaílla: Yo llevo el peligro de tu amor en mis ojos, en mis venas; yo tengo el peligro de quererte tanto y de sufrir esta pena. Ay dime, si tú ya no puedes vivir sin mí, ni llorar, ni vivir…

Parece autobiográfica.

Referencia cariñosa a su productor Martín Jones: “Él sabe hacia dónde quería ir yo, nos conocemos desde hace tiempo”. También estuvieron por ahí los rockeros granaínos Lagartija Nick con recuerdos al “Poeta en Nueva York” del maestro Morente; también Los Planetas.

“Tremenda” es sin duda un trabajo en abierto, experimental, profundamente personal, continuación de su crecimiento artístico con respecto a trabajos anteriores. Conociendo a la Tremendita, no podía esperarse otra cosa. Es una auténtica trianera, fiel a sus raíces y a su presente y futuro, no sé si de este siglo o del XXII.

En ese cosmos nos veremos.

foto portada La Tremendita @MariaAgarMartinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .