PUNTA DE LANZA: la hipocresía, holgura y sus derivados.

SENÉN GONZALEZ VELEZ

Hace muchos años, por ahí entre 1960 hacia adelante, escuche esas dos palabras unidas, y observe que se trataba de un movimiento contractual, que para entonces llamaron HIPPIE, (jipi), que tenía como propósito revelarse contra las estructuras sociales predominantes, pero inspirados en la paz, para lo cual crearon su símbolo, que se hizo famoso, y que aún tiene vigencia, aun cuando sea de adorno.

La causa, estaba motivada por la reacción de los jóvenes que eran como náufragos en sus propios hogares, debido a la incoherencia entre el deber y el ser, (padres de familia) que no   imperó en el corazón o núcleo de la gran familia norte americana. – Podríamos decir, que la mayoría de hogares en esa latitud, marchaban manga por hombro y los hijos eran los náufragos. No tenían a su capitán de nave, porque cada uno de los padres estaban en sus quehaceres laborales, que no todas las veces dignificaban el trabajo, antes lo deshonraban, ante ese panorama enrarecido, en que más predominaban las disputas y la violencia intra familiar, en que la concordia ejemplar no se daba, de ahí, que no eran el mejor ejemplo para darle a los hijos.

Esto se grabó en el desarrollo mental de los jóvenes que finalmente los impulsó a dar ese paso, de pseudo liberación, y que sirvió, para que la sociedad norte americana se PELLIZCARA EN SU AMOR PROPIO, e hiciera su propia re ingeniería de valores y conductas.

Para entonces en el año 60, yo tenía 17 años y estaba para terminar mis estudios pre universitarios. A mi país, Colombia, llegaron las escaramuzas hippies, no tan acentuadas como en el Norte. Estas se asumieron mas como una moda, con el cabello largo, un tanto descomplicado en el vestir, pero sin llegar a la desfachatez o el abandono propio, como así los vi en ese país años más tarde, en una invitación especial que me hizo el Departamento de Estado, cuando ocupaba el digno y honroso cargo de JUEZ DE LA REPUBLICA COLOMBIA. Yo era muy joven, lo que despertó curiosidades entre aquellas experimentadas figuras eminentes de la ley y de las letras. No obstante, como todo lo malo impera y tiene cabida por la curiosidad de saber que es, nos pasó lo mismo de la leyenda del gato, que, por la curiosidad, le afecto sus siete vidas.

El mal se coló y el ingrediente de la droga, más que todo de la MARIHUANA comenzó a ser inhalada entre algunos jóvenes, de los que me excluyo, y exonero de este falso paso a mis hijos, posteriormente nacidos y que les toco vivir ese tiempo ya en acción en el medio social, porque fui combatiente de esas prácticas, y hasta abanderé en mi país y mi ciudad, campañas avizorando el riesgo de perder nuestro destino, si incurríamos en esos teje manejes, que podrían terminar en la siembra para abastecimiento local y posteriormente en el negocio de la COCA como empresa comercial, como así ha ocurrido hoy, que está  en manos del terrorismo.  

El mal, llego y también  penetro algunas familias y de esa manera se fue distorsionando la inspiración del  espíritu hippie, que allá en norte América, ya estaba deformado por los libertinajes, y los intercambios de pareja entre sí, lo que obligo a que iniciaran un control natal con la talidomida, que genero las deformaciones de los fetos, por lo que  nacieron criaturas con cuerpos sin miembros o con aspectos monstruosos.- La vida Hippie se volvió en la pequeña replica de Sodoma y Gomorra, y nadie sabría qué ocurriría de allí, para adelante. Lo que comenzó como una causa aparentemente noble, loable, termino con un lunar tan oscuro, que ensombreció el propósito, hasta no saber si calificarlos como el paso de lo malo a lo bueno, o el remache para ser peores. Lo que  si  dejo, fue un referente  o espada de doble filo.

Las revueltas de hoy día, encabezas en su mayoría por jóvenes estudiantes y respaldados  por fuentes sindicales y expertos en  crear el caos; me refiero  a las de Latino América  e Europa, me obligan a pensar en lo peor,  no siento nada que construya y que amerite sumarse, y la razón que me asiste, es que no les veo un ánimo humanizador a las protestas, y si destructivo, vandálico, lo que me permite  decir, que el lema, es: hay que dañar  para ganar espacios políticos, más que construir para construir una nueva sociedad de principios morales y eticos.

Las protestas, se utilizan como oportunidades para el proselitismo y no para las conquistas de espacios que enriquezcan y mejoren la colectividad. La premisa de reconstruir, solo es validad, cuando la única instancia que nos queda, es la guerra, que después de esta y sus terribles consecuencias, no nos queda otra salida, que mejorar, lo que quedo para museo -El lector hará su propio juicio ante las generaciones nuevas, que tienen su propio lenguaje, y que además, es difícil  identificar, traducir y saber que propósitos tienen, por la cantidad de variables anímicas, las que muchas veces, no sabemos a qué le apuntan, o a que le apuestan. -Regresando al tema inicial, la marihuana  y  su uso, o consumo, se volvió en una costumbre entre los jóvenes y que luego fue adquiriendo posición socio económica, hasta los días de hoy, en que con un lenguaje diferente, que paso  de naturalista, libertad sexual al estilo hippie, que no ocurrió así en mi país, por lo menos que yo sepa y haya visto, se trasladó  a un  estadio diferente, que es tan grave o peor que el vivido por los jóvenes de San Francisco California, y es haber visto en la droga, la mejor fuente de ingresos  y la gran posibilidad para hacerse ricos.  La DROGA PERMEO AL MUNDO.

Creo que aquí es donde esta el mal Universal. Todas esas revueltas, protestas, tienen su tinte político, y están apoyadas subliminalmente, por las estructuras de las mafias que defienden sus territorios, y que deben tener representantes en los gobiernos para ejercer un mayor y mejor control de sus operaciones delincuenciales, para poder traficarlas, venderlas, y controlar el mercado de consumidores interno y externo. Todos esos factores son vitales para la supervivencia del negocio criminal. Además, es tanto el dinero que producen, que a veces superan las utilidades, a los presupuestos operativos de las naciones.

La mafia produce tanto, que son los mantenedores de todos los andamiajes para la criminalidad, desde la compra de armamentos, compra de conciencias, hasta el tráfico de influencias y el sicariato. ¿ Quiénes son los mayores fabricantes se armas del mundo? A esos, les conviene  vivir en las incoherencias, porque oponerse abiertamente al tráfico de drogas como política de Estado, es tanto como matar la gallina se los huevos de oro..

Los Estados Unidos, nuestro principal socio y aliado en Colombia, por desgracia, es uno de los consumidores más grandes y si bien es cierto, que son aportantes para que se controle este mal, no es menos cierto, que deberían hacer un control paralelo al interior de su país, con lo exterior, pues es aquí donde está la válvula de burla y escape, para su proliferación y penetración para que llegue a los países compradores.  Recordemos la primera guerra ANGLO CHINA, que fue por motivos del OPIO. Se enfrento el Reino Unido al imperio chino entre el 1839 y 1842.Los chinos protestaban y los del Reino Unido también, porque les generaban desequilibrios en sus balanzas de pagos.  Ambos países se hicieron los bobos, pues como los británicos tenían déficit comercial, y por eso comenzaron a exportar opio, de las tierras que tenían en india y China a la misma China.

En ambas naciones era prohibida, pero las autoridades de ambos países se hacían lo de la vista gorda, y pasaba el opio como Pedro por su casa, y nadie los veía. Ahí está la doble moral, y la incoherencia. El opio y la coca, son capaces de mover montañas. Representan el mal, y este se ha convertido en el atractivo que cautiva las mentes débiles, aunque sean en la práctica, verdaderos genios, creadores e inventores de lo inimaginable. Por eso, estamos en peligro. Junio 4 de 2020. Sengove.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .