PUNTA DE LANZA: Los Sabores del Virus.

Senén Gonzales Velez
Director Editorial

Es de todos sabido, que el COVID 19 ha causado al mundo una terrible tragedia, cuyos únicos responsables son los chinos de Wuhan, ya de eso no se tiene dudas. Pero el drama que nos causó el dragón, tiene sus cosas positivas y negativas, como para analizarlas fríamente, y aprender al mismo tiempo.  Una de estas, es que nos ha permitido ver lo positivo y negativo de nuestro comportamiento político social, como también la capacidad de nuestros gobernantes, y sus talantes de estadistas, para enfrentar el suceso.

A raíz de la irresponsabilidad china de crear en laboratorio un virus letal, sutilmente esparcido al mundo para destruirnos sin distingos de ninguna naturaleza, se nos brinda la posibilidad, a la humanidad consciente, para medir nuestra capacidad individual para asumir responsabilidades y también a las naciones para enfrentarlo y evitar la propagación del mismo. De esta situación universal inesperada para muchos, nace y se fortalece el concepto de solidaridad entre las naciones, y, como consecuencia, aflora como imperativo la necesidad de ayudarnos unos con otros.

Esto es un factor muy positivo, noble, muy humano, pero, como contraste negativo, surge un espíritu mercantilista de parte de los que se aprovechan de la pandemia, para hacer negocios, creando no solo un desconcierto, sino en una mayor desgracia, al saber que hay  individuos promotores del virus, me refiero a los  que se roban los alimentos y las ayudas  médicas , que  contribuyen  a que se debiliten los organismos y sean presas fáciles del virus.. Ese factor negativo, está representado por el hombre corrupto, que permanece incrustado como remoras en el vientre de las arcas del estado, como guardián de las horas, y a la espera de la penumbra, para robar. Y… lo triste es que están más al servicio de los negocios, que de la protección humana. Y los hay también dentro de los gobiernos, o que negocian con este.  Por ello, las tragedias fortuitas o creadas, son los escenarios estupendos que aprovechan los facinerosos, para hacer negocios y robarle al necesitado, o explotarlos ante la debilidad moral que causa un siniestro.

En Colombia tenemos un ejemplo patético, y es que la pandemia, es utilizada por los grupos de narcotraficantes para exportar la coca y también para urbanizar el conflicto armado. Se aprovecha la crisis, en las que hay naturales fallas, para promover la lucha de clases, y ahora de barrios, que es donde está concentrado el problema endémico. Ese desorden orientado por cerebros irresponsables, llamados líderes, mezclan la causa real representada en el virus, con el proselitismo, que, para el caso, no es otro que enfrentar el virus como arma contra el gobierno.

Pero en el trasfondo, no es otra cosa que una estrategia para ganar espacios de popularidad política, que es lo que muchas veces refleja la Alcaldesa de Bogotá,  que no así el de Medellín, Colombia, que son de la misma corriente, pero  este paisa, tiene la condición de ser muy de su región y eso vale  y pesa mucho.-Se ve a las claras, con esas posturas incongruentes, que hay una deshumanización total ante la diversidad de  conflictos, en que se mezcla la pandemia que tiene un carácter fulminante, de cuidado, con el proselitismo político de partido, a calculo de elecciones, estableciendo  un desequilibrio total, entre la defensa de la vida, que es un deber defender y la promoción ideológica que puede esperar… No hay valores, ni media la tregua humanitaria, porque imperan los intereses materiales, más que espirituales y humanos. Se llega al extremo de tratar de distraer a las fuerzas armadas, sacándolas de su eje operativo, para despejar las zonas de interés, e impulsar el delito, y darle paso a los sediciosos y terroristas para que cumplan felizmente su misión delictiva.

 La situación endémica nos ha permitido de otra parte medir a pulso, para ver cómo está la organización del Estado, en materia de protección social, y cuál es la capacidad de la sociedad para aceptar las medidas del gobierno, más como herramienta en beneficio individual y colectivo, y si vale la pena hacer sacrificios por conservar la vida, que seguir haciéndole el juego a los politiqueros y a esa recua de falsos líderes, con alma de criminales. Gracias a los chinos, tenemos hoy la oportunidad de corregir nuestros errores, comenzando por hacer la mayor inversión posible en materia de salud y educación. Pues la Pandemia obligó a los gobiernos a endeudarse en esta causa, que de haberlo hecho antes, hoy el virus, seria cosquillas, y no espadas envenenadas. Junio 1 de 2020.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .