COLOMBIA: PETRO: l´ IMPERATORE DI BOGOTÁ.

SENEN GONZALES VELEZ Editorialista

Por todos los medios y de todas las formas, he tratado de darle un valor agradable a la inteligencia de Gustav, Petrus, pero la arrogancia del tipo, destruye de un solo guarapazo, el esfuerzo que él hace, para mostrarse con sencillez y humildad, porque es teatral, no es real- Es el estilo que utiliza para presentarse en todos los escenarios públicos y privados. Mas bien si, nos demuestra su habilidad de gran cínico.  

Esa es la razón, por la cual, no nos permite pasarlo ni con agua azucarada. -Antes, uno escuchaba su voz, sin verle la cara y algo se le sentía en su razonar, por su locuacidad, y por el peso en la organización y método de exposición. Se podía escuchar.  

Con el transcurrir de los meses y años, negativo virgen, fue develando paulatinamente su historial y su imagen real se fue deteriorando. Hoy día, el Senador Gustavo, con  su diario accionar político, ha ido mostrando su verdadera índole, la cual nada asegura que sea una persona de confiar, ni mucho menos que aspire a ser el presidente de un país, para seguir el proceso de su desarrollo y bienestar, y para seguir el orden democrático y capitalista, no, todo lo contrario, es el prototipo del arrasador de sistemas, que en estos tiempos apocalípticos podríamos decir, que es una especie de señal para nuestro país, que esta encarnada en un cuerpo humano, llamado Gustavo Petro, con la voracidad de la langosta, la octava, como las de Egipto, en tiempos del Faraón. Hoy, sus ambiciones, son peligrosas.

Escucharlo hablar, resulta desagradable y cansón, porque siempre utiliza como método, la calumnia, el insulto, el desplante, la soberbia, la sonrisa burlona y el cinismo que aprendió en la escuela, SantuSamper oriundas de nacimiento en el barrio de la candelaria. Y, cuando razona cuerdamente, por algo intrascendente, destila un odio pavoroso, y una envidia arropada de una arrogancia tal, que bien puede abrogarse el título de imperador, pero de los malos, con sentimientos de perversidad.

Gobernó la capital de la Republica Bogotá, gestión que ha sido catalogada como la peor de las administraciones en la historia. Arrasó con sus finanzas, y hundió la ciudad, en suciedad, porque cambio el sistema anterior de recolección de basuras, que estaba bien organizado, para darle el contrato a sus secuaces, que no lo hicieron bien.

Se dice que hubo derroche de dineros, al mejor estilo de quien le salvo la vida política, su camarada y amigo Juan Manuel Santos, otro karateca, que quebró a Colombia, a través de la mermelada.  Las arcas de la nación, las debilitó para impulsar su política comunista, para que aterrizaran los acuerdos de paz a la brava, a la fuerza, con el articulado de su falso contexto. Fue, muy calculador, destructivo, contra el estado de derecho.

Hacer la paz, suena bien, como hacerla, ahí está el secreto. – Petrus, hizo y deshizo en Bogotá. La mayor parte de los funcionarios que acompañaron al ex-alcalde Petro, hoy Senador, están investigados, con posibles arrestos a la vista, por complicidad y malos manejos, por corrupción. Y… Petro, no ha dicho ni pio, lo cual deja el amargo sabor, que el silencio asumido, es un síntoma de complicidad.

Señor Petro, el que conoce de la comisión de un delito y no lo denuncie, es tan responsable, como quien comete el delito y más, si usted es el ordenador del gasto. ¿Será, que su silencio, es para pensar, ahora, que otra vaina se le ocurre, como aquella audaz mentira, para engañar el país, cuando puso a rezar a su cuerda política, diciendo que había viajado a Cuba para tratarse un Cáncer cerebral, que resultó una estrategia, para   evadir la cuarentena y poder viajar? No sea mentiroso. Durum est lex, quia alios, mollis ut amicorum tuorum habes.  Dura es la ley para otros, pero suave para tus amigos. Para hacer todo eso que hace el Senador Petrus, se necesita tener sangre fría.

La ciudad de Bogotá, se despidió del Dr Peñalosa, que, si hizo una admirable gestión, para entregársela a un gruñón, que solo sabe es hablar de la lucha de clases, y nada sabe de administración pública y menos distribuir socialmente las finanzas.  ¿Cómo cree el señor Senador Petro, que puede ser presidente de Colombia, si no pudo manejar la capital?-

Sengove.-

Un comentario

Responder a Cristina Barcelona Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .