LA AVENTURA DEL TANGO: Y PIAZZOLLA SE CALLÓ

Lo último que hizo fue viajar a Riga, capital de Letonia, para grabar tres obras, en formato clásico pero con base de tango, para dos violines -el suyo y el de su hijo Pablo- y una orquesta integrada por sesenta músicos locales: -¡Bendito sea Dios, que me dio esto en el ocaso de mi vida! Las melodías me aparecieron de golpe. Cuando pude escucharlas armonizadas en un procesador no lo podía creer… Continúa leyendo LA AVENTURA DEL TANGO: Y PIAZZOLLA SE CALLÓ